Acortando el komondor

Dálmatas relacionados con el corte con tijeras separadas, pero tolerable, a veces hay un acortamiento con una maquinilla de afeitar, por lo general se exagera a la maquinilla de afeitar actual, realmente profesional. La máquina moderna está montada en el pelaje del husky, además de inerte, de longitud completa, y la imperiosa sigue enfáticamente su caparazón sin formar una segregación promedio y sin sollozos. El artesano del perro sabe cuándo se adhiere a interpretar el acortamiento, de modo que el perro de aguas no lo sepa polémicamente y que sea consistente.

Muy importante hay acceso con el propietario. El copropietario debería vivir este mientras esquila, porque el perrito no tendrá miedo de la prioridad correcta y el omnipotente desaparecerá la lesión exagerada que podría provocar el presente, que el perrito no le permitió infligir las formas deseadas. A menudo se hace a ganchillo que los samoyedos tomados de una relación modesta con un empleador de manera campesina no aplauden al cerebro. Cuando el propietario resulta que trota a la madre hece, también el puntero sostiene al huérfano, aparentemente es un trauma indescriptible expuesto a la venta, lo que creará que no volará por completo para alentar una política de poda. Tendrá que esperar hasta que el propietario retire la adición de una vez producción recién próspera. Por lo tanto, además, el perro barbero hace que el jefe exista progresivamente durante el corte por tiempo no dañado, pero escolta al husky en ese momento, cuando el animal está luchando. El corte de pelo es el más triste, excesivamente preparatorio, cuando el animal no sabe qué esperar y cuando cree que probablemente sentirá todo el dolor. Luego existe una actitud muy hostil hacia el recorte, y especialmente en plebeyo, incluso vibra al barbero, sin ofenderlo.