Venta de vales caja registradora fiscal

¿Un amigo de una empresa amigable le asegura que su caja registradora usada existe en forma dorada y le ofrece una caja registradora fiscal por la mitad del precio? No nos dejemos engañar por los aparentes ahorros. Para comprar un cajero, que se utilizó, debemos agregar el costo del intercambio de memoria fiscal y el tiempo empleado en la liquidación realizada en los EE. UU. ¡Además, no podremos solicitar un descuento por la compra, que alcanza incluso el 90%!

Es típico que, frente a los nuevos costos, estemos buscando formas de ahorrar tanto como sea posible y realizar una transacción muy conveniente. Nuestra oficina está creciendo y estamos emitiendo cada vez más trabajo o servicios para los consumidores minoristas. La compra y el registro de la caja registradora son necesarios en el momento exacto. El costo de este dispositivo es que nos asustamos un poco, lo que nos hace buscar soluciones más baratas. ¿Un colega del vecindario nos asegura que su caja registradora usada es muy liviana y que podemos venderla por un pequeño precio? ¿Y tal vez podamos llegar a las cajas registradoras usadas en subastas en construcción? Tales propuestas son muy atractivas. Sin embargo, antes de decidir vender los cofres usados, calculemos todos los costos y pensemos, es decir, la oportunidad realmente vale la pena.

Más barato, y aún más caro.En primer lugar, requerimos que la caja registradora usada se haya registrado en la Oficina de Impuestos para varias partes. Junto con las regulaciones básicas, no podemos obtener dicha cantidad en una empresa local. Si lo hicieron, hicieron un delito fiscal. Y a la luz de las regulaciones, no podemos obtener un dispositivo directamente de un colega: en dichos contratos debe estar mediado por la unidad de servicio del fabricante. La caja registradora fiscal utilizada por las personas debe ser anulada por el último usuario. Junto con el plato, el vendedor debe proporcionarnos el informe de la Oficina de Impuestos, en el caso restante no podemos hacer nada con nuestro propio dinero. Solo después de mostrar los documentos apropiados, el proveedor de servicios del fabricante puede estar interesado en intercambiar el módulo financiero y en convertir la caja registradora en una unidad diferente.

Por lo tanto, vale la pena comprar nuestra primera caja registradora de revendedores autorizados. Los lugares como & nbsp; las cajas registradoras de Cracovia venden no solo una gran selección de dispositivos fiscales sino también servicios de servicios.